Descargar EL SILENCIO DE LAS COSAS gratis en español 2000

EL SILENCIO DE LAS COSAS francis-ponge
Titulo
EL SILENCIO DE LAS COSAS
Idioma
Castellano / Español
Categoria
Arte
Paginas
381
ISBN
9688594164
Comentarios
6
Fecha
Etiquetas
Arte, Historia del arte, Teoría y crítica de arte
Descarga gratis aquí

Descripción y Resumen

"La función del artista es, por tanto, muy clara: debe abrir un estudio y encargarse de reparar el mundo, en fragmentos, como pueda. No necesita pensar en sí mismo como un mago. Sólo un relojero. Un atento reparador de cangrejo o limón, jarra o frutero, así es como se ve el artista moderno. Irremplazable en su función. Su función es modesta, como se puede ver. Pero no podría vivir sin él" ─ FRANCIS PONGE

Información sobre el autor y escritor

Opiniones de los lectores

La MariposaCuando el azúcar preparado en el tallo se eleva hasta el fondo de la flor, como una taza mal lavada - un gran evento tiene lugar en el suelo donde las mariposas de repente vuelan, porque cada oruga tiene su cabeza cegada y ennegrecida, y su torso estrechado por la explosión real cuyas alas simétricas se han encendido - desde entonces la mariposa errática sólo se enciende por casualidad o casi por casualidad.una pelea de aire, su llama no es contagiosa. Furt, llega demasiado tarde y sólo puede reconocer la floración de las flores. No importa: en su papel de encendedor de lámparas, comprueba el suministro de aceite de cada lámpara, coloca el capullo atrofiado que lleva encima de la flor, y así venga su larga y amorfa humillación como una oruga al pie del tallo. 46Traduit par Beth Archer
Estaba a mitad de camino, y me gustó mucho, cuando tomé "notas para una concha" y me sorprendió la repentina comprensión de que ESTE LIBRO ES UN FOLLOSO INCREÍBLE! es difícil describir lo que hace Ponge aquí. escribe ensayos muy cortos en prosa semicientífica sobre objetos naturales. descripciones, sobre todo, de la lluvia, las rocas, las velas, las babosas y las babosas, pero mucho más largas, sin una estructura formal. Es difícil de explicar, pero me gustan, no es representativo, pero es mi favorito: en lugar de estos monumentos gigantescos que sólo atestiguan la grotesca disparidad entre su imaginación y su persona (o sus vergonzosos hábitos sociales y de convivencia), o estas estatuas a su propia escala o un poco más grandes (aquí pienso en el David de Miguel Ángel), que son simplemente representaciones de él... en lugar de todo esto, por una razón desconocida, desearía que el hombre hubiera cavado una especie de nicho o concha a su medida, un objeto muy diferente de la forma del molusco pero de proporciones similares (las cabañas indígenas africanas son muy satisfactorias a este respecto); Deseo que el hombre se haya aplicado a lo largo de los siglos a crear un refugio no demasiado grande que su cuerpo, uno que involucre toda su imaginación y razón; que su genio trabaje a una escala apropiada y no desproporcionada, o por lo menos que su genio reconozca los contornos del cuerpo que lo sostiene.Y ni siquiera admiro a aquellos que, como los faraones, tienen monumentos de un solo hombre erigidos por una multitud. Hubiera preferido que pusiera a esta multitud a trabajar en algo no mayor, o no mucho mayor, que su propio cuerpo o -lo que habría sido muy encomiable- que se hubiera mostrado superior a otros hombres por la calidad de su propio trabajo, lo que me hace admirar especialmente a algunos autores y compositores sobrios: Bach, Rameau, Malherbe, Horace, Mallarmé, especialmente los escritores, porque su monumento está hecho de la verdadera secreción común a los moluscos humanos, la cosa más estrechamente proporcionada y adaptada a sus cuerpos, pero con la menor semejanza posible a su forma: me refiero a la LENGUA.
¿Pero quién es realmente Ponge? La respuesta a la primera de las dos preguntas puede ser trivial: Ponge es un poeta, pero en realidad; la segunda, iluminadora en muchos sentidos, se revelará tan pronto como la punta de la nariz se humedezca entre las páginas de este folleto. A pesar de los poetas metafísicos, de los que Ponge fue probablemente el barbero, esta colección presta toda su atención a las pequeñas cosas, a la comida intrínseca de la materia en descomposición: una naranja, un molusco, una puerta de entrada, una caja de madera, etc. Y si parece innecesariamente necesario prestar tanta atención a la materia y a lo trivial, tratar de saborear el lenguaje en el que se describe y no se describe: libera la infinita dulzura de la materia en la que estamos envueltos y que no creíamos conocer.
Un libro que será recordado por la belleza única de sus proyecciones de objetos en el mundo de las criaturas que respiran. Los poemas en prosa son grupos de imágenes dinámicas que nos invitan a explorar significados multidimensionales con el corazón y la imaginación. El fuego tiene un sistema: primero todas las llamas se mueven en una sola dirección... (Sólo se puede comparar el paso del fuego con el de un animal; primero debe dejar un lugar antes de ocupar otro; se mueve como una ameba y una jirafa al mismo tiempo, su cuello se balancea, su pie se arrastra)... Entonces, mientras las sustancias consumidas con el método se evaporan, los gases se convierten en un largo escape de mariposas.
La última vez que leí El sesgo en otra traducción (tal vez hace ocho años), estaba descontento. Algunas partes eran atractivas y claras, pero otras parecían innecesariamente tediosas - no sabía si era mi problema, el del poeta o el del traductor. Esta nueva traducción de Joshua Corey y Jean-Luc Garneau me ha permitido ver las cosas con más claridad: ciertamente no es un problema del poeta. Es un libro maravilloso, lleno de maravillas y evocador de maravillas en este lector, The Moth Snowstorm: Nature and Joy, Michael McCarthy escribe que valorar la alegría que experimentamos en la naturaleza es esencial para el rescate y la curación del mundo "cuando el siglo XXI se estrella en el mundo natural como un tsunami". Ponge hace setenta y cuatro años - y sus excelentes traductores aquí hoy - nos permiten disfrutar de su maravilla y alegría particularmente poderosa que ofrece un lenguaje para apreciar cada parte de la creación. Si lo haces, Partisan of Things puede ser muy divertido, un placer estimulante.
La Voix des choses contiene varios textos de Francis Ponge, incluyendo el texto completo de Prendre le côté des choses selecciones de Méthodes, Pièces, Pneumatiques y La Prairie y un poema inédito titulado "This Is Why I Have Lived"...From Prendre le côté des choses...A veces, por la noche, una planta inusual vuelve a la vida, cuyo resplandor reorganiza las habitaciones amuebladas en masas de sombra, su hoja de oro es impasible en el hueco de una pequeña columna de alabastro sobre un pedicelo muy negro, misteriosas mariposas la atacan en lugar de la luna demasiado alta que roza el bosque. Mientras tanto, la vela, por el parpadeo de sus rayos en el libro en la repentina liberación de su propio humo, anima al lector - luego se inclina sobre su soporte y se ahoga en su propia comida - La vela, p. 35Desde. Métodos...puede que no sea muy inteligente; en cualquier caso, las ideas no son mi fuerte. Siempre me han decepcionado. Las opiniones más fundadas, los sistemas filosóficos más armoniosos (los mejor construidos) siempre me han parecido totalmente precarios, lo que me ha causado cierta náusea, inquietud, un desagradable sentimiento de inestabilidad. No confío en absoluto en las declaraciones que hice durante un debate. Las observaciones contradictorias de otros me parecen igualmente válidas, o digamos, en aras de la precisión, pero no por ello menos válidas. Soy fácil de convencer, fácil de disuadir. Y cuando digo convencido, me refiero si no a una cierta verdad, al menos a la fragilidad de mi propia opinión. Qué, la validez de las ideas me parece más a menudo ser inversamente proporcional al fervor con el que han sido expuestas. El tono de la convicción (e incluso de la sinceridad) se toma, me parece, tanto para convencerse a sí mismo como para convencer al interlocutor, y tal vez incluso para reemplazar la convicción; para reemplazar, en cierto sentido, la verdad que falta en las declaraciones hechas. Es algo que siento con mucha fuerza...[...] - Mi método creativo, p. 81 De las piezas Lo que está más cerca me hace más feliz que una pintura, lo que está más cerca me hace más feliz que una pintura, lo que está más cerca que una escultura o una arquitectura, en cuanto a la realidad de las cosas hasta las rodillas, como la comida, un sentimiento de verdadera indigestión... hasta que finalmente, todo se hunde en mi cuerpo y vuela a través de mi cabeza, como a través de una chimenea abierta al cielo. Neumáticos...Ha llegado el momento, creo, de sorprender a nuestra generación con una sorprendente verdad -la más conmovedora que pueda concebir- que tuvo que formular por sí sola antes de que pudiéramos hacerlo. La estatuilla más pequeña de Giacometti es la prueba formal de ello: durante una generación - la nuestra - para mostrar sus estambres tan gloriosamente que tuvo que llegar al final de su período de floración, Giacometti nació en 1901 en el pueblo de montaña de Stampa (Suiza), es decir, en el escarpado corazón de Europa pero orientado hacia Italia. Su madre, una piedra (a la que se parece), se casó con un campo de flores (un pintor que, según me dijeron, era el mejor representante suizo de la escuela impresionista); tuvo tres hijos, como la misma Suiza: una piedra y dos pinos; así Alberto, nacido en la era de los objetos de arte, decidió convertirse en artista; fue enviado a la Academia. Pero estaba dotado de la única cualidad que permite realizar algunas obras maestras: apasionadamente sensible al mundo, o tal vez a cierta cosa en el mundo, lo desea con tanto fervor, tanto respeto, tanto escrúpulo, que debe haber conocido el tormento más invasivo, y lo absurdo de su expresión. Aquí es donde surgen las preguntas más profundas. ¿Por qué convertirse en escultor? Entonces decide ser él mismo...[...] - Reflexiones sobre Estatuillas, Figuras y Pinturas de Alberto Giacometti, p. 155Después de La Prairie... Cuando la naturaleza, al despertarnos, nos propone a veces precisamente lo que queríamos hacer, la alabanza se nos hincha inmediatamente en la garganta... Pensamos que estamos en el cielo... Así es con la pradera de la que quiero hablar, que proporciona mi tema para hoy... Como tiene que ver con una forma de ser Que con una bandeja colocada frente a nosotros, la palabra para ajustar esa pintura que nunca haría. tomar un tubo de verde y extenderlo por las páginas no es otra forma de hacer un prado. nacen. entonces preparemos la página en la que hoy puede nacer una verdad verde. a veces entonces -podríamos decir también en algunos lugares- a veces, nuestra naturaleza -con lo que me refiero a la naturaleza en nuestro planeta- y lo que somos cada día cuando nos despertamos- a veces, nuestra naturaleza nos ha preparado (para) un prado, pero ¿qué nos bloquea el camino? en este pequeño sotobosque semisombreado, semisolado que coloca estos rayos

Información de la editorial

UNIVERSIDAD IBEROAMERICANA

FRANCIS PONGE