Descargar LA HUIDA DEL TIEMPO (UN DIARIO) (CON EL PRIMER MANIFIESTO DADAIST A) gratis en español 2005

LA HUIDA DEL TIEMPO (UN DIARIO) (CON EL PRIMER MANIFIESTO DADAIST A) hugo-ball
Titulo
LA HUIDA DEL TIEMPO (UN DIARIO) (CON EL PRIMER MANIFIESTO DADAIST A)
Autor
Idioma
Castellano / Español
Categoria
Arte
Editorial
EL ACANTILADO
Paginas
304
ISBN
849613699X
Comentarios
6
Fecha
Etiquetas
Arte, Historia del arte, Arte contemporáneo
Descarga gratis aquí

Descripción y Resumen

Hugo Ball (1886, Pirmasens-1927, St. Abbondius), estudió filosofía en Munich y Heidelberg y trabajó como actor de teatro en Berlín. Tras el estallido de la Gran Guerra, él y su esposa Emmy Hennings se instalaron en Zurich, donde fundó el mítico Cabaret Voltaire, en el que participaron Tristan Tzara y Hans Arp, entre otros, y que es uno de los centros de radiación más fértiles del dadaísmo europeo. Es autor de Zur Kritik der Deutschen Intelligenz (1919) y también es conocido como biógrafo y crítico de Hermann Hesse y como precursor de la poesía fonética. Las sesiones del Cabaret Voltaire en Zurich en 1916 sacudieron el mundo del arte y dieron lugar a lo que se conoce como el Dada. Pero más que el inicio de una nueva era artística, en manos de Hugo Ball, uno de sus iniciadores y protagonista más destacado, es la evidencia de la desintegración intelectual, estética y moral que condujo a la Gran Guerra. En un intento extremo de encontrar el núcleo del arte y la literatura que debería establecerse como salvación, Dada fue un grito de desesperación y un ardiente deseo de medicina. El paso del tiempo es la expresión más sustancial y reflexiva del nuevo movimiento, antes de que el dadaísmo dejara de ser un sistema de crítica y análisis para convertirse en uno de los ismos de vanguardia que poblaron el horizonte europeo en los albores del siglo XX. Esta edición se basa en el texto publicado en vida del autor y va acompañada de su primer manifiesto dadaísta, así como de dos ensayos, uno de Paul Auster y otro de Hermann Hesse.

Información sobre el autor y escritor

Opiniones de los lectores

Me encanta cuando los artistas llevan un diario. A veces sus cerebros funcionan de diferentes maneras, porque tienen que trabajar de manera diferente para crear algo a partir de la nada. Ponen pinceles en el lienzo y crean algo fantástico, duh, pero a menudo cuando ponen un bolígrafo en un papel, también escriben un texto hermoso. Hugo Ball fue uno de los fundadores del movimiento dadaísta en Zurich a principios del siglo XX. Dada no era sólo sobre las artes visuales, y creo que mucha gente tiende a olvidarlo - era poesía, teatro y artes escénicas, literatura y política, filosofía, a veces religión; pero es todo lo que realmente nunca esperamos, nada de eso. Ellos allanaron el camino. Han creado una nueva forma de ver las cosas, una nueva forma de crear. Durante este período, Hugo Ball llevaba un diario, y aquí están sus pensamientos sobre todo el equipo y el cobertizo. Ya he visto su arte, pero es la primera vez que realmente leo sus palabras, y me encantó. Los pasajes de abajo son los que me han hablado de una manera u otra - me sorprendieron, me encontré en una relación con ellos, me hicieron pensar, lo que sea. Sus pensamientos sobre la rebelión contra la revolución fueron inspiradores. No he leído a muchos de los otros filósofos de los que habló, así que estoy seguro de que me faltaron algunas referencias, pero eso no me impidió sentir la conexión que estaba sintiendo (página 12) Incluso al demoníaco, que era tan interesante, sólo le queda un brillo débil y sin vida. Mientras tanto, el mundo entero se ha vuelto demoníaco. Lo demoníaco ya no distingue a los dandies de lo banal. Todo lo que tienes que hacer es convertirte en un santo si quieres diferenciarte más (página 56) Adopta simetrías y ritmos en vez de principios. Oponerse a los sistemas globales y a las acciones del Estado transformándolas en una frase o una pincelada: el dispositivo del distanciamiento es la sustancia de la vida. Seamos completamente nuevos e inventivos. Lo que estamos celebrando es una bufonada y una misa de réquiem (página 96) Emmy se desmayó en la calle. Estábamos esperando el tranvía bajo la luz de la calle. Se apoyó contra la pared, se tambaleó y se derrumbó lentamente. Conseguí ayuda de los transeúntes y la llevamos a la estación de primeros auxilios de la estación de policía cercana. Su cabecita descansaba tan tranquila y confortablemente sobre mi hombro que la llevé. Una extraña escena en la comisaría: nosotros dos sobre y cerca de la cama, y seis o siete policías preocupados a nuestro alrededor, dándole agua y acariciando su cabello rubio. De camino a casa, sonrió y dijo: "¿Por qué tienes la boca tan amarga?"
Es un documento asombroso no sólo sobre una vida individual, sino también sobre un lugar y un tiempo determinados. Ball fue una de las principales figuras de Zurich Dada, y son sus memorias/meditación sobre su trágicamente acortada vida. Compuesto a lo largo de los años 1910 y 1920, traza su revuelta contra su estancada educación burguesa, sus primeros éxitos en el movimiento expresionista alemán, su huida a Zurich para evitar el servicio militar obligatorio durante la Primera Guerra Mundial, Dada, y, finalmente, su conversión al catolicismo místico y anarquista en la década de 1920. Una vida fascinante de un tiempo fascinante.
La fe en este asunto es una creencia en la muerte. La máquina da a la materia muerta una especie de vida ilusoria. Es un fantasma. Kant, él es el enemigo jurado, al que todo pertenece. Los tilos olían mal y el hotel era un castillo iluminado. Podríamos ser amigos. Me examiné cuidadosamente. Algo está podrido y senil en el mundo. No hay ninguna conspiración de la eterna juventud. Los peces son seres místicos, no se nos debe permitir matarlos y comerlos. Es un error creer en mi presencia. Se me ocurre un momento en el que busco la obediencia, como he probado la desobediencia: hasta el cansancio. Para depositar el ego como un abrigo perforado. Lo que no puede ser sostenido debe ser abandonado. Hay gente que no puede soportar renunciar a su ego. Creen que sólo tienen una copia. Pero el hombre tiene mucho ego, así como la cebolla tiene muchas cáscaras. Un ego más o menos importante no es importante. El núcleo sigue siendo bastante fuerte. El ser más tierno e íntimo debe ser muy sensible; pero probablemente es también muy maravilloso. Pocas personas logran esta visión y este significado. El Este no es sólo un paisaje, sino también un distrito espiritual. Si los cuchillos de opio y los morfinistas sintieran la necesidad de dar información, descubriríamos que están construyendo un mundo que, por desgracia, se ha perdido para nuestra Europa normal o que todavía está desaparecido. Un mundo de extremos en el bien y en el mal; un mundo que amenaza la vida con operaciones y pérdidas audaces; un mundo de pensamiento heroico. Debemos tener cuidado de no llamar al tiempo y a la sociedad por sus nombres reales. Tienes que caminar a través de él como en una pesadilla, sin mirar a la derecha o a la izquierda, con los labios apretados y los ojos rígidos. Tienes que tener cuidado de no hablar, de no reaccionar. Es mejor no admitir, incluso cuando te despiertas, con lo que has soñado. Por supuesto, ¿quién tiene la fuerza? En la infancia, las personas sueñan con un ideal tan obvio para ellas mismas y para el mundo que la experiencia siempre debe decepcionarlas después. Entre el sueño y la experiencia están las heridas que la gente refuerza. Aquí yacen las tumbas de las que se despiertan. Las personas que escriben sus experiencias son más tarde personas vengativas cuya vanidad ha sido herida. Creen en algún tipo de Día del Juicio Final. Luego presentarán sus cuadernos. A veces quiero perderme y desaparecer por completo. Ya he visto suficiente. Una cuidadosa reflexión sobre uno mismo y más aún, un conocimiento aún más modesto de la fragilidad de los sueños humanos, sugieren el deseo de que el juicio final sea tratado con extrema cautela y clemencia. ¿Podemos olvidar nuestros propios pensamientos? Un día maravilloso. Sentirlo también es algo. No es necesario que todo sea verdadero y correcto; por cortesía, por gracia, a veces decimos algo que no es correcto: conformarse. El que está en contra de la gracia no puede estar complacido. Las sanguijuelas abstractas que Kant prescribió a la nación han aumentado de manera alarmante. Las bibliotecas deben ser quemadas y se les debe permitir aplicar sólo lo que todos saben de memoria. Comenzaría una hermosa era de leyenda. El niño será el fiscal en el juicio final. Emmy se desmayó en la calle. La última consecuencia del individualismo es mágica, ya sea negro, blanco o azul romántico. Si nuestras pinturas abstractas se colgaban en la iglesia, no tenían que ser impuestas el Viernes Santo. Una república cristiana requeriría que cada individuo, y especialmente el más miserable, fuera considerado como si todo lo que es más elevado y todos los cielos nacieran de él. El intento hegeliano de decidir la razón divina en la historia de la blasfemia es una blasfemia escandalosa, una humillación brutal de la doctrina paulina de la ruptura del fatum por el Hijo de Dios. Emmy también vive magníficamente: bajo la cúpula pintada de azul de una vieja y soleada capilla de oración. Contar los puntos en las alas de las mariposas debería ser bueno contra el mal tiempo. (ver spoiler)[porque una vez hubo un reino sagrado, Aurevilly, los cohetes de Baudelaire, el poeta francés más rico en vocabulario, tienes que pasar por el tiempo como en un mal sueño (spoiler hide)]
De vlucht uit de tijd' de Hugo Ball, fundador del dadaísmo (publicado en STAALKAART #34) El 5 de febrero de 1916, Hugo Ball, con su futura esposa Emmy Hennings, inauguró el'Cabaret Voltaire', cuna del movimiento internacional dadaísta. En esta pequeña habitación de un café de la calle Spiegelgasse de Zúrich, Ball escribirá historia literaria con amigos daditas como Tristan Tzara, Hans Arp, Richard Huelsenbeck y Marcel Janco. Dada celebra su centenario con la publicación de Vlucht uit de tijd (Vlucht uit de tijd), la obra principal del Dada Inspirational Ball, entre otras cosas. El hecho de que la papada esté viva en nuestra región cien años después de la fecha y que siga atrayendo la imaginación, es en nuestra región el mérito de la editorial Vantilt de Nijmegen y de su inigualable "serie Dada", que desde 1998 ha sido el punto de referencia para todos los amantes de la literatura de vanguardia. Si quieres hacerte una idea de cómo fue, puedes ir a Spiegelgasse para'Een avond in Cabaret Voltaire' (2003), un programa ejemplar compilado y traducido por Jan H. Myshkin. En la misma serie, Myshkin también tradujo obras de Tristan Tzara, Francis Picabia, Raoul Hausmann y Hugo Ball (su infame novela de fantasía, dada Tenderanda) con igual valentía, mientras que Rokus Hofstede trabajó en dos títulos del prototipo belga y del postdata Clément Pansaers. También con motivo del centenario de Dada, a finales de octubre, Vantilt publicará el libro retrospectivo Dada. Una historia de Hubert van den Berg, que ya ha publicado con Geert Buelens una antología de poesía de vanguardia de los Países Bajos -lo adivinaron, también en Vantilt- bajo el título Dan dada dada dada dada doe uw werk. En Dada. La historia de van den Berg describe los orígenes y el desarrollo del movimiento internacional dadá, tal como se ha manifestado en Zurich, Berlín y París, entre otros, pero con especial atención a Dada en los Países Bajos y Bélgica y a los principales actores locales: Theo van Doesburg/I.K. Bonset, H.N. Werkman, Piet Mondriaan, Clément Pansaers y por supuesto Paul van Ostaijen. Van den Berg también reexamina la imagen dominante de la papa como anti-movimiento y presenta el movimiento de los artistas como una síntesis del vanguardismo de preguerra y un eslabón crucial en el desarrollo del arte y la literatura moderna del siglo XX, siendo Hugo BallDada una revolución artística apretada pero poderosa, un fenómeno que sólo dura un tiempo, reinando entre 1916 y 1920 aproximadamente. Hugo Ball (1886-1927) fue la cuna del movimiento con la apertura del Cabaret Voltaire, por lo que no es de extrañar que en su obra autobiográfica Escape from time, sólo unas decenas de páginas traten de este período turbulento (una magnífica lectura, por cierto, en la que Ball capta perfectamente la atmósfera absurda y animada de Dada). En Vlucht uit de tijd vemos a Ball evolucionar del dadaísmo al misticismo. Lo que es seguro es que Ball no fue primero o simplemente un dadaísta: a diferencia de sus compañeros dadas, no era un puro poeta o artista, sino más bien un pensador, filósofo o "investigador", como lo llama el traductor Hans Driessen en su epílogo. Ball estudió filosofía y sociología en Munich y Heidelberg, donde conoció la obra de los anarquistas de Nietzsche y Rusia y negó su fe católica. En 1910 fue a Berlín y probó suerte como actor, luego a Munich para probar suerte como dramaturgo y hacer un teatro que "experimenta independientemente de los intereses de la vida cotidiana". También conoció a Wassily Kandinsky (que apareció como pasimista en Vlucht uit de tijd) y se aventuró a escribir poemas expresionistas. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial ("la gran celebración de la masacre"), se ofreció como voluntario, pero fue rechazado por razones médicas. Ball, considerado un traidor a la tierra, huyó con el comediante y poeta Emmy Hennings (se casaron en 1920) a Zurich, en la entonces neutral Suiza. Se sumergieron audazmente en el mundo del cabaret y del teatro, lo que condujo a la apertura del "centro de entretenimiento artístico", el "Cabaret Voltaire". La apertura en febrero de 1916 fue un impulso artístico para Ball, como lo demuestra el tono de las notas del diario, que se volvió más vivo y travieso en ese momento. Las noches memorables se sucedieron rápidamente, mientras que Ball se retiró a la "alquimia más profunda de la palabra" para inventar una nueva forma de poesía: sus poemas sonoros o "versos sin palabras" lo hicieron famoso en todo el mundo. Ese mismo año, Ball escribió el Manifiesto de Dada en el que se oponía a la "institucionalización" del Dada como movimiento. El 14 de julio de 1916, durante la primera "apertura a toda la tarde" del Zunfthaus zur Waag, recitó el famoso manifiesto: fue una "renuncia al dolor".
Leí eso de una manera no lineal, no leí cada palabra pero leí la mayoría de las palabras que están ahí varias veces... Hugo Ball... cualquiera que ame a la papa ama a Ball en su traje de langosta de aluminio, inaugurando Caberet Voltaire, inaugurando a Dada... dice que tiene su origen para el término y desde sus primeras actividades estoy tentado de creerle en Tzara...el libro, por supuesto! -Muy post-dada, como en una mirada retrospectiva, ya que, incluso durante los años del dadaísmo, Ball ya se desvinculó muy pronto del movimiento que había ayudado a crear (y, en su opinión, lo había creado con una mano...) Las extrañas partes del libro son sus vuelos en la mística cristiana y su larga discusión sobre santos primitivos inauditos... Ball también muestra su antisemitismo en su antipatía hacia Tzara, Janco y otros que, según él, traen a un extranjero, judío, balcánico, influencia en los países de vanguardia en el comercio avanti alemán. Fue decepcionante saber que tenía esas tendencias nacionalistas y reaccionarias, pero todavía estoy tratando de amarlo. Al parecer, también escribió la primera biografía de Herman Hesse, con quien aparentemente estaba muy unido, aunque esta biografía no está disponible en la traducción inglesa, al menos hasta donde yo sé. Su esposa, que se adelantó a su tiempo y construyó magníficas marionetas, y él, más tarde en su vida, emigró a una especie de comunidad montañosa utópica que conectaba los Alpes suizos con el norte de Italia, a orillas del Lago Mayor. Este fermento, que a veces incluía el antisemitismo y los mitos precriptofascistas, es sin embargo una interesante y embriagadora infusión de un rincón menos conocido de la conciencia vanguardista del norte.
"...las cuestiones del dadaísmo siguen siendo nuestras y cuando hablamos de la relación entre arte y sociedad, arte versus acción y arte como acción, no podemos evitar usar el dadaísmo como fuente y ejemplo. Queremos conocerlo no sólo por sí mismo, sino también porque somos conscientes de que nos ayudará a comprender nuestro propio presente. (Paul Auster)

Información de la editorial

EL ACANTILADO

Acantilado es una editorial independiente fundada en 1999 por Jaume Vallcorba. Sandra Ollo se incorporó al sello en 2008 y ocupó los cargos de editora y gerente hasta 2014, cuando asumió la dirección. El catálogo se concibe como un espacio transversal de reflexión en el que libros de diferentes épocas y géneros interactúan entre sí y conforman un universo cada vez más rico. Tan decisiva como la elección de los títulos es la edición de los textos, el cuidado con el que se abordan las traducciones y la elaboración material y formal, que distingue a los libros de Acantilado no sólo por su aspecto singular, sino también porque envejecen bien y permiten una lectura muy cómoda. Hoy, después de casi veinte años, el sello reúne a autores esenciales de la mejor tradición literaria europea, desde los clásicos hasta los contemporáneos, como Stefan Zweig, Joseph Roth, G. K. Chesterton, Natalia Ginzburg, Georges Simenon, Imre Kertész, Danilo Kis, Svetlana Aleksiévich, Marc Fumaroli, Nuccio Ordine y muchos otros, y se ha ocupado de la cuidadosa publicación de obras clave de la cultura universal como las Mémoires d'Outre-Mer de Chateaubriand, las Conversaciones de Eckermann con Goethe, La vida de Samuel Johnson de Boswell, Los ensayos de Montaigne en la versión de Marie de Gournay o Gargantúa y Pantagruel de Rabelais Desde su creación, las propuestas de Acantilado han gozado de una extraordinaria aceptación por parte del público y la crítica, y los años han permitido una mayor complicidad con los lectores, ampliando así el espacio de la literatura y el pensamiento en España y América Latina.
HUGO BALL