Descargar LA PUERTA DEL CIELO: MEMORIAS 1901 - 1952 gratis en español 2015

LA PUERTA DEL CIELO: MEMORIAS 1901 - 1952 vitorio-de-sica
Titulo
LA PUERTA DEL CIELO: MEMORIAS 1901 - 1952
Idioma
Castellano / Español
Categoria
Arte
Editorial
CONFLUENCIAS
Paginas
175
ISBN
849432988X
Comentarios
1
Fecha
Etiquetas
Arte, Cine, Actores
Descarga gratis aquí

Descripción y Resumen

La inédita novela autobiográfica de Vittorio de Sica, encontrada por casualidad por su hijo Manuel, y en la que cuenta su vida desde su nacimiento hasta 1952, uno de los más grandes directores y actores del 900, un relato poético y conmovedor -lleno de historias y personalidades del mundo del espectáculo de la primera mitad del siglo pasado- en el que Vittorio De Sica recuerda las dificultades del principio, los teatros no se calientan, los primeros éxitos cinematográficos, el fascismo, el inicio de la película de guerra y el triunfo internacional. Su publicación es una oportunidad para recordar de cerca, 30 años después de su muerte, a uno de los grandes protagonistas del neorrealismo italiano. Entre confesiones privadas, anécdotas y recuerdos, perfiles incisivos de directores, productores y actores, este breve y llamativo monumento se configura como un retrato de increíble esplendor y miseria en el mundo del teatro y del cine.

Información sobre el autor y escritor

Opiniones de los lectores

Vittorio de Sica. Lo que encontramosUno debe preguntarse hasta qué punto Vittorio de Sica ocupa el lugar que se merece en la historia del cine. Es un lugar complicado porque sus películas son probablemente más conocidas que él y sería bueno ver cuánta gente puede vincular a Ladri di biciclette o Miracolo con Milán con su nombre o, mejor aún, con el policía que es el protagonista de Pan, amor y fantasía (para hacerlo fácil). Tampoco será difícil encontrar a quienes afirman que estas obras le deben todo a Cesare Zavattini y ven el neorrealismo como una cosa de Roberto Rossellini, eso es todo. Estas preguntas, si es que existen, sirven para establecer la complejidad de una figura como la de Sica, para colocarla en el lugar correcto o, al menos, para resaltarla. Y este podría ser el caso cuando, en un cajón, su hijo Manuel encontró páginas mecanografiadas y encuadernadas en una tapa dura. La sorpresa: son los recuerdos de su padre. O su proyecto. En cualquier caso, el libro que nos trae Confluencias es un documento muy valioso para conocer a una figura fundamental del cine italiano que ha cambiado un poco el mundo, con una escritura ágil, como podemos imaginarnos diciéndonos, el actor y director italiano hace un repaso de sus primeros cincuenta y un años de vida. Una vida que va desde su nacimiento hasta Umberto D. Su infancia, la pobreza, su padre músico pero empleado de oficina, los continuos traslados, sus estudios para convertirse en contable, para terminar en otro despacho, siguiendo la miserable vida de la familia, le llevarán a uno de los ejes centrales de su historia (quizás el más desconocido) que fue su carrera en el teatro. Desde sus inicios como simple figura con la prestigiosa compañía de Tatiana Pavlova hasta sus intentos de representar un nuevo teatro, que no llegó a esta Italia fascista, con su propia compañía, que formará con su primera esposa, Giuditta Rissone. La vida no le sonríe. Tiene un impacto crítico, pero no el público necesario para llevar una vida decente. Luego, como tantos otros actores de teatro, descubrió el cine, un arte que no le gustaba mucho (en ese momento se daba a los teléfonos blancos, aburrido y ridículamente falso). Para Sica, que buscaba la honestidad en el teatro, no podía ser más decepcionante. Pronto comprenderá que la única opción es hacer sus propias películas, aunque le lleve mucho tiempo llegar a los dos extremos que quiere: hacer películas, pero hacer películas tal y como las entiende. En otras palabras, como una forma de mostrar la sociedad que le rodea con toda sinceridad. Su encuentro con Cesare Zavattini le animó a hacerlo y en 1943 realizó una película que anunciaba el neorrealismo: I bambini ci guardano. El resto es historia, historia del cine: Sciuscià, Ladri di biciclette, Miracolo a Milano, Umberto D,... (para cubrir sólo el período de esta autobiografía). Todos ellos con innumerables dificultades, cada uno a su manera, y sólo se dieron cuenta de ello gracias a su terquedad y a esta idea del cine que nunca abandonó en ningún momento. Constantemente proporciona datos, anécdotas que arrojan luz sobre un hombre que ha estado confundido. De Sica fue todo para el cine italiano de muchas maneras, sin que nada fuera el resultado de la casualidad y la constancia. Sus películas eran lo que él quería, al menos hasta que entendió (y ese es el final del libro) que para hacer un determinado cine tenía que hacer dinero haciendo otro. Esta es una vieja lección que muchos directores han aprendido, especialmente cuando también eran actores con un público leal. Es difícil saber para qué se usaron estas páginas. Probablemente para servir de base a memorias más largas. Entonces, quizás, toda la frescura, toda la inmediatez, todo el aliento napolitano que estas páginas, llenas de vida, hambre, humor, sufrimiento y también sus triunfos, respiran, se habrían perdido. Sica aún tenía un largo camino por recorrer. También para el rodaje e interpretación y algunos momentos de nubosidad (ver la autobiografía de la que fue su compañera durante muchos años, María Mercader). Pero esa es otra historia. Y otro libro que un día puede aparecer en otro cajón. Escrito para Detour.

Información de la editorial

CONFLUENCIAS

VITORIO DE SICA